Hablemos sobre Bronquiolitis – Medicina for Dummies

Hoy vamos a hablar sobre la bronquiolitis, una de las patologías que genera más hospitalizaciones en lactantes. Dicho a groso modo, se puede definir como la inflamación de las vías respiratorias más pequeñas, denominadas bronquiolos. Se genera gracias a una infección, léase bien «VIRAL» causada mas comúnmente por el Virus Sincitial Respiratorio (VSR), el cual provoca que estas vías respiratorias se inflamen, y se llenan de moco, lo que trae como consecuencia, una dificultad en la respiración del niño. El término «bronquiolitis» aplica como tal, a un cuadro clínico que ocurre en menores de 2 años, y se caracteriza por dificultad respiratoria, retracción torácica y sibilancias.
Por lo general, tiene mayor incidencia en meses fríos, como se mencionó anteriormente, afecta a menores de 2 años, en especial lactantes entre 2 y 6 meses. A pesar de que el VSR es el virus más común que la provoca, también se pueden mencionar el Parainfluenza I y III, Mycoplasma, Adenovirus y algunas veces virus de la influenza. Característicamente los síntomas que el niño desarrolla son rinorrea leve (secreción mucosa), tos y febrícula (quebranto o fiebre leve). En pocos días, puede establecerse dificultad respiratoria progresiva, observandose tiraje intercostal, es decir, cuando las áreas que hay bajo y entre las costillas y en el cuello se hunden en cada inhalación (o inspiración). El niño se torna irritable, con falta de apetito producto de la misma dificultad respiratoria. Es común que en casos leves mejoren en 2 – 3 días. Aunque otras veces el curso es más demorado y tórpido.
En cuanto a la parte del tratamiento, no existe terapia específica para la infección viral causante del problema, por lo tanto es importante recalcar que el uso de antibióticos en esta patología no es recomendado. El tratamiento sintomático es la base del tratamiento, siempre vigilando que no exista el riesgo de posibles complicaciones. Importante recordar que la bronquiolitis es una enfermedad autolimitada. Aquellos niños que requieren manejo hospitalario, la base del tratamiento son las medidas de soporte donde la oxigenación e hidratación constituyen el pilar fundamental de manejo.
Normalmente, la mayoría de los casos de esta enfermedad no son graves, por lo que no requieren ningún tratamiento médico específico. Los antibióticos no son útiles porque la bronquiolitis… repitan conmigo… está provocada por un VIRUS… Los antibióticos solo son eficaces en las infecciones bacterianas, como la Neumonía por ejemplo, de la cual podemos hablar mas adelante. En caso de que el niño tenga mucha dificultad respiratoria es probable que el médico le recete medicamentos para ayudar a abrir o despejar sus vías respiratorias. Sin embargo, los que tengan problemas severos para respirar, estén deshidratados o parezcan estar agotados pueden llegar a requerir hospitalización, donde podrán ser observados atentamente y recibir líquidos y oxígeno húmedo.

Cronicas de un Estudiante de Medicina – ¡Odio Pediatría!

8d941bf6-a86b-49c6-ac88-c979a074c61a.jpg

Esta semana inicie oficialmente mi 5to año de medicina, nuevos retos y nuevas aventuras nosocomiales se avecinan, pero algo de lo que estoy bastante segura, es que la pediatría, los niños y sus mamás no son lo mío. No me mal interpreten, no es que sea hater profesional de los más pequeños, es solo que intentar auscultar o tomarle cualquier signo vital a un niño que no para de llorar es desesperante. Sin embargo, creo que este año comenzó con buen pie, es como que ya conoces la mecánica dentro del hospital, estás más ubicado dentro de las revistas médicas, porque ya toda la terminología no se te hace una locura, como en 4to año donde el cambio radical de la universidad al hospital te shockea por completo, y estas como un pollito, todo asustado, y sintiendote el ser mas bruto de todo el universo por no entender nada, es como si los 3 años que cursaste, fueron en vano.
Y luego, llegas a 5to año, un año en el que ya te sientes mucho más seguro de ti mismo, te sientes más cómodo al interactuar con los pacientes, con los mismos doctores y comienzas a confiar un poquito más en ti y en tus conocimientos, que aunque aún faltan por pulirse, están tomando un buen camino, ya asocias las cosas con mayor facilidad. Además de ello, cabe destacar que ser un año superior y tener a quien mandar, que digo enseñar jajajaja, te llena un poco de satisfacción.
Este nuevo año lo inicié con pediatría, una de mis clínicas mas odiadas en 4to, y vean como es de traicionera la vida, que culmine 4to e inicié 5to con la misma clínica, como diciéndome o la terminas de odiar por completo, o le comienzas a tomar cariño. Pues, hasta ahora, les puedo decir que le voy tomando cariño, porque si algo tiene pediatría es que jamás es aburrido, siempre está ese niño que te roba una sonrisa con sus ocurrencias. Aunque por otro lado, en mi caso, que soy bastante sentimental, me entra cierta tristeza ver niños en condiciones graves, o peor aún verlos morir. Con decirles que me mandaron a realizarle una glucemia capilar a un lactante de 6 meses, lo cual incluye pincharle el piecesito para sacar unas gotitas de sangre, y terminó doliéndome más a mí que al pequeño, falto muy poco para sentarme a llorar con él.
En fin que este año comenzó con muy buen pie, y una vez más reafirmo que esto es lo que me gusta, que en verdad mi carrera me apasiona. Me siento emocionada y llena de miedo a la vez, porque estamos hablando de que falta muy poco para ser dra oficialmente hablando, lo cual no puedo creerme, por que aunque lo veía venir, aún se siente bastante irreal. En fin, les seguiré informando de mis aventuras por mocolandia, como nos referimos al mundo pediátrico coloquialmente.

El Cuerpo Humano es una Maquina Perfecta – Medicina For Dummies

Nuestro cuerpo realiza acciones realmente fascinantes sin que nosotros nos fijemos ni tantito. Si supieran el esfuerzo que realiza el organismo para crear una simple costrita en nuestras heridas, no les parecería tan cool arrancarlas sin más. Para mi, conocer el funcionamiento de mi cuerpo es algo que me apasiona, quizá es una de las tantas razones por las que amo mi carrera. En este sentido, hoy compartiré con ustedes un poco de ese conocimiento de la manera más práctica y digerible posible para todo el publico, para que no se me aburran entre tanta teoría médica, así que prepárense por que esto es.

Medicina for Dummies.jpg

Una agresión traumática, es decir una herida, en cualquier parte de nuestro cuerpo, activa importantes procesos metabólicos dentro de nuestro organismo, que a su vez van a generan una serie de interacciones con la finalidad de conservar energía, modular el sistema inmunológico y volver a un estado de homeóstasis. Antes de continuar, me parece importante aclarar ciertos términos que serán de utilidad más adelante.Cuando hablamos de «lesión», nos referimos a un cambio en la estructura de una parte del cuerpo producida por un daño que puede ser externo o interno, las cuales pueden producir una alteración en la función de órganos, sistemas y aparatos. Estas pueden ser lesiones menores, las cuales tienen como característica principal que son de fácil cicatrización y restablecimiento de la homeostasis metabólica e inmunitaria. Por otro lado, tenemos las lesiones mayores, en las cuales hay un deterioro de los procesos reguladores del huésped lo que impide la restitución
completa de la función celular y del órgano.

Lo primero que suele ocurrir con las heridas, y que resulta ser el común denominador para todo tipo de lesión es la respuesta inflamatoria, la cual tiene distintos grados o estadios. Tenemos la infección, donde se da una respuesta inflamatoria local que indica presencia de microorganismos patógenos donde no deben existir. Cuando el asunto se complica, podemos tener una bacteriemia, que no es mas que la presencia de los microorganismos en la sangre. Y luego viene algo que se denomina como Respuesta inflamatoria sistémica (SIRS), que es un proceso inflamatorio desencadenado por una lesión, quemadura o infección, que genera una serie de eventos para lograr un equilibrio, activado procesos celulares que buscan mantener y conservar la función de los tejidos y recuperar la homeostasis.
En el SIRS hay una liberación descontrolada de distintos mediadores que pueden causar daño celular. Se manifiesta clínicamente cuando afecta la frecuencia cardíaca, la frecuencia, respiratoria y/o la temperatura; también afecta a los leucocitos. Esto puede conllevar a la sepsis, que podemos definirlo como un SIRS producido por una infección ya sea por bacteria, hongos o virus. Todo esto sucede principalmente por la presencia de unos mediadores llamados citoquinas, que técnicamente hablando, son mediadores glucoproteicos y son los responsables de toda la parte clínica antes mencionada.
Por otro lado tenemos algo llamado Síndrome de disfunción orgánica múltiple (MODS), que es la evolución desfavorable del SIRS, y se caracteriza por la disfunción en dos o más órganos, que no pueden mantener la homeóstasis sin intervención terapéutica. Se clasifican en MODS Primario, que es ocasionado por una lesión definida, donde la disfunción se produce de forma rápida y es directamente atribuida a la lesión conocida; Y MODS Secundario, el cual se desarrolla como consecuencia del SIRS, el cual activa de forma generalizada la reacción inflamatoria sobre órganos a largo plazo y lejos de la lesión inicial.
Finalmente, si no se recibe tratamiento, y los sistemas defensores del cuerpo fallan por completo se da lo que se conoce como Sepsis severa y shock, que básicamente es la presencia de sepsis solo que es asociada al MODS. El estado de shock se caracteriza por la incapacidad de mantener la tensión arterial y la perfusión tisular. – Cuando se habla de shock séptico se establece como un estado de shock asociado a una sepsis severa. Es decir, que el MODS es el extremo más severo del SIRS. Puede ser consecuencia de una infección grave o complicarse con ella conduciendo a la muerte.
En conclusión todo inicia con la activación del sistema inmunológico, que genera que se active lo que se conoce como cascada inflamatoria, que si bien es un poco complicada de entender, lo que tenemos que entender es que ante una agresión de cualquier tipo, se va a desencadenar un proceso inflamatorio mediado por factores humorales y celulares, que lo que intenta es minimizar y reparar dicha lesión. Si bien, la inflamación localizada es una respuesta de protección controlada por el organismo en el lugar de la lesión, si por alguna razón existe una pérdida de este control local o la aparición de una respuesta hiperactivada condiciona a un SIRS. Una vez iniciada la respuesta inflamatoria se ponen en marcha mecanismos compensadores concertados y la evolución (resolución, MODS o muerte) depende del balance entre el SIRS y estos mecanismos.

¡Gracias 2019! – Pensamientos de un Miércoles por la tarde

3eca0a24-f5bb-4211-bf85-31078117000e.jpg

Sin duda alguna el 2019 fue un año realmente increíble, en el que conocí muchas personas nuevas, aprendí unas cuantas lecciones a las malas, crecí muchísimo tanto a nivel profesional como personal, me reí como nunca, intenté cosas nuevas, lloré, me sentí agotada y abrumada por instantes, pero a pesar de ello lo considero un buen año, y hoy continuando con esta onda de crecimiento personal, quiero agradecer por lo que tengo, por lo que aprendí, por todas esas pequeñas cosas que me ayudaron a llegar al punto en el que estoy hoy.
Normalmente solemos agradecer por las cosas buenas, porque nos reconfortan, nos hacen reir, nos transmiten cosas positivas y de alguna manera nos hacen sentir «felices». Sin embargo, nunca agradecemos por las cosas malas, que por lo general aunque se siente horrible vivirlas, son las que más lecciones nos dan y de las cuales podemos aprender y analizar para mejorar. Por eso hoy escribo al año viejo agradeciendo todas aquellas experiencias que trajo consigo, que me llevaron al límite, pero que sacaron lo mejor de mi, por todo eso y más… gracias 2019.
A inicios de año sentía que mi mundo se derrumbaba, que mi burbuja se rompía, me sentía perdida, sumergida en una espiral que cada vez se volvía más y más pequeña, asfixiándome, llevándose poco a poco mis ánimos de seguir adelante. Pero, como dicen por allí, no hay penas para un guerrero, a pesar de todas las cosas negativas que pasaban en ese momento, yo no me daba cuenta, pero tenía mil cosas positivas por las cuales agradecer, cosas que otros matarían por tener y yo a pesar de tenerlas, seguía sintiéndome sola y vacía. Y esa fue una de las cosas que más aprendí este año, a valorar lo que tengo, a entender que mi vida no es perfecta y jamas va a serlo, pero dentro de toda esa imperfección, dentro de todos esos problemas se puede encontrar felicidad. Aprendí que no se necesitan millones de cosas materiales para ser feliz, para disfrutar, que la verdadera felicidad esta dentro de ti, y que pasarsela bien es mas una cuestión de actitud que de dinero.
Otra cosa que me dejo el 2019 fueron unas personitas increíbles que llegaron a mi vida para darme una bocanada de aire fresco y mostrarme cosas nuevas, cosas diferentes a mi, que de cierta forma me ayudaron a crecer muchísimo a nivel personal. El trabajo en equipo y la amistad fueron cosas en las que trabajé mucho este año, dejar a un lado mi individualismo y mi egocentrismo, dejar de percibir las cosas como si todo girara en torno a mi, y aprender por sobre todas las cosas el valor de la empatía, no solo con mis compañeros, si no también con mis pacientes.
A nivel profesional el 2019 me dejo un montón de lecciones, mi llegada al hospital fue un paso duro, me hizo comenzar a ver mi carrera desde otra perspectiva, el interactuar con los pacientes, con sus familiares, a dejar de verlos como simples patología y comenzar a entender que al igual que yo son personas que sufren, que sienten, y que mas allá de sanar su enfermedad, a veces unas palabras de aliento son tan necesarias como una inyección o incluso una cirugía. Agradezco al 2019 por todas las personas que puso en mi camino, todos aquellos que de alguna u otra manera sembraron en mi un conocimiento.
El 2019 fue un año lleno de retos y sorpresas para mi, de alguna manera siento que rompi el cascarón, y aunque aun me falta aprender a volar siento que vamos por buen camino, y que a pesar de todas las adversidades vamos con todo para este 2020, porque de eso se trata la vida, de sobreponerse a todos los retos que se nos presenten, y de los resultados sean buenos o malos, aprender para no volver a cometer los mismos errores.

«NO HAY PENAS PARA UN GUERRERO»