¿Realmente las vacunas son Peligrosas?

¿Son las vacunas Peligrosas_.jpg

Los avances científicos en el campo de la medicina han salvado muchas vidas. Enfermedades que antes se consideraban mortales hoy en día se puede decir que han sido casi por completo erradicadas. Uno de los avances al que se le atribuye más méritos son las vacunas, y no lo digo yo, tampoco es una opiníon sesgada por la carrera que estudio, son datos y estadísticas comprobadas por varios estudios realizados a lo largo de los años. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que gracias a las vacunas se evitan entre 2 y 3 millones de muertes anualmente. Incluso se estima que al no llegar a todo el mundo, dos millones de personas fallecen anualmente por patologías prevenibles.
Actualmente entre tantas controverias, ha surgido una que tiene a la comunidad médica bastante preocupada gracias a que de hacerse viral podría comprometer la salud pública. El movimiento antivacunas, que definiendolo a groso modo son un grupo de personas que creen fervientemente en que las vacunas son dañinas para el organismo, y por lo tanto promueven no inmunizar a los niños puesto que esto supondría un peligro para su vida.
Este famoso y controvertido movimiento basa sus argumentos en la investigación del médico británico Andrew Wakefield publicada en 1998 en la revista «The Lancet», en el cual expone que tras examinar a doce niños autistas, determinó que había una conexión entre la administración de la triple vírica (vacuna que inmuniza contra el sarampión, la rubeola y la parotiditis) y ese trastorno. Sin embargo, la comunidad científica asegura que el estudio es bastante inespecífico y poco creible puesto que la muestra estudiada se considera muy pequeña e insuficiente. Sin embargo, como las noticias viajan a la velocidad de internet, este estudio tuvo un gran impacto mediático en el Reino Unido, con lo cual muchos padres empezaron a tener cierto recelo hacia la vacuna triple vírica, en vista de que una reconocida revista aseguraba que podría convirtir a sus hijos en autistas. Por consiguiente, los diez años siguientes, el índice de vacunación de ese país cayó del 92% al 85%, y los casos de sarampión, (que se consideraba un enfermedad erradicada), comenzaron a dispararse.

Fuente

Tiempo después muchas celebridades comenzaron a dar declaraciones en contra de las vacunas lo cual volvió este tema mucho más mediático y popular. Más tarde gracias a otras investigaciones la revista desmintió el estudio y muchos de los que colaboraron en el, desidieron sacar su firma del mismo. Sin embargo, a pesar de los miles de estudios y estadísticas fiables que existen, hoy en día muchas personas por falta de información creen ciegamente en que las vacunas hacen daño, y deciden erróneamente no vacunarse, ni vacunar a sus hijos, y no conforme con ello, también deciden promover esta conducta de manera masiva.
Mi artículo no pretende explicarles científicamente el mecanismo de ación de cada vacuna, lo que si quiero es concientizar a las personas a que la vacunación NO ES PELIGROSA, no supone ningún riesgo para la salud, al contrario, son más los beneficios tanto individuales como colectivos. Que si existen efectos secundarios, y que medicamento no la tiene, o nunca se han puesto a leer los efectos adversos de una cosa tan simple y que todo el mundo toma constantemente como un antigripal. Señores, no vacunarse no es una opción, eso no es discutible, hoy en día el sarampión lo vemos como una enfermedad tonta, pero es altamente mortal, y la mejor forma de prevenirla que con su respectiva vacuna, y asi mismo aplica para muchas otras enfermedades. Las vacunas existen por una razón, y si necesitas leer un poco má sobre su mecanismo de acción y sus beneficios tienes a tu dispocisión miles de referencias bibliograficas que las respaldan, por favor informate, y no te dejes llevar por lo que dice internet.
Considero que el inernet es una herramienta fenomenal, sin embargo, también es un arma de doble filo. Es peligroso que las personas crean todo lo que leen en redes, sin siquiera tomarse la molestia de investigar un poquito. Quizá hoy el movimiento antivacunas sea una minoria, pero cuando vez a personas influyentes en redes como Kat Von D, entre otras declararse abiertamente antivacunas, es preocupante, porque detrás de su imágen existen un montón de fans que muchas veces nublan su criterio propio y puede provocar que muchas personas duden en vacunarse ellos o sus hijos.
Si la idea crece y más personas abandonan la vacunación se replicará el caso de Europa que en pleno siglo XXI sufre uno de los brotes más grandes de los últimos 10 años por sarampión, una enfermedad que dejó de ser de alta incidencia, porque llega un punto en que la «persona antivacuna» se convierte en un peligro andante puesto que si se infecta con la enfermedad ya no supone un riesgo para sí mismo, sino para la sociedad. La inmunización es IMPORTANTÍSIMA para protegernos a nosotros mimos y a las personas a nuestro alrededor. Así que nunca lo pongas en duda, las vacunas no son peligrosas.