Crónicas de un Estudiante de Medicina – Capítulo I

Crónicas de un estudiante de medicina.jpg

Dicen que todos nacemos con un propósito en la vida, en mi caso, desde que era pequeña siempre tuve claro lo que a mi me gustaba estaba relacionado al campo de la salud. Mi frase siempre fue, «cuando sea grande quiero ser doctora». Hoy por hoy, si me preguntan ¿por qué? no sabría explicarlo con exactitud, de hecho hay días en los que yo misma me cuestiono esto, no sé que hago estudiando medicina.
Nunca voy a olvidar que cuando comencé la carrera, el primer día de clases, nos recibieron con la típica pregunta de ¿por qué quieren ser médicos?, la mayoría de mis compañeros contesto lo típico «para servir al prójimo», «porque me gusta ayudar a los demás» y respuestas por el estilo, yo a pesar de que no estaba del todo de acuerdo con esa afirmación, para no quedar mal, solo repetí roboticamente lo que los demás dijeron. Cuatro años más tarde, esa pregunta sigue en mi mente y aún continúa sin respuesta…

Crónicas de un estudiante de medicina (1).jpg

Antes de entrar a la carrera, todo el mundo te dice que esta es una profesión larga, agotadora, competitiva, y difícil, a pesar de todo ello, uno continúa con la convicción de ser un futuro médico estilo Dr. House. Pero por más que te lo adviertan, por más que te digan mil cosas, absolutamente nada, te prepara para lo que viene, nadie te prepara para llegar a la facultad de medicina, y mucho menos te prepara para llegar a un hospital y enfrentarte a pacientes reales, con enfermedades reales, que te miran como «El doctor» y confian en que tu sabes lo que estas haciendo, a pesar de que en el fondo estes muerto de miedo, y bastante nervioso.
Creo que ningún estudiante de medicina, tenia idea de lo que era esto realmente, en nuestra inocente cabecita uno solo quiere curar a las personas, ser respetado por la sociedad, y porque no, el hecho de ganar mucho dinero, porque por alguna extraña razón, las personas tienden a pensar que los médicos son millonarios, y cosas por el estilo. Aún así, a pesar de todas las dificultades que te encuentras en el camino, continúas luchando, porque no sé si sea masoquismo, o una verdadera vocación, pero le tomas el gusto, y aún con todo el agotamiento, en el fondo, con lo que más sueñas, es con llegar a la meta final.
Quizá no pueda explicar el porqué quiero ser médico, pero si me preguntas, que si me gusta, te diré que si, me encanta lo que hago. Que hay días difíciles, como todo en la vida, pero como dicen los profesionales del fitness, para avanzar y evolucionar en esta vida, hay que salir de la zona de confort. Fácil no es, pero lo importante es disfrutar el proceso, porque todo el esfuerzo al final tiene su recompensa.

maria dr.jpg
¡Gracias por leerme!.png

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *