Los Castillos de Guayana

entrada castillos.JPG

 

Un viaje hacia el pasado, hacia las raices de la historia venezolana

Si hay algo que me describe, es que soy una persona bastante curiosa. Es por eso que al visitar nuevos lugares, me encanta profundizar en su historia, de hecho, algo que suelo hacer con frecuencia, es leer un poco de la historia del lugar antes de visitarlo, porque siento que de algún modo te hace la experiencia más increible y enriquecedora.
El día de hoy, nos adentraremos hacia las orillas del Río Orinoco, dentro de la reserva forestal de Sierra Imataca, a una hora aproximadamente de Puerto Ordaz, para conocer los imponentes Castillos de Guayana, estructuras que guardan grandes historias, y muchos secretos dentro de sus murallas.
Construidos por los conquistadores españoles por allá hacia el siglo XVII, con la finalidad de impedir la penetración de piratas y bucaneros por las aguas del río Orinoco hacia el interior de la ciudad, puesto que la misma fue bastante abatida durante la época, ya que eran muchos los que venian a nuestras tierras en busca de los grandes tesoros que se rumoreaba se encontraban en «El Dorado».
Cuentan los pobladores del lugar que cuando los españoles llegaron a estas tierras, y preguntaron a los indígenas donde se encontraba el oro y las grandes riquezas, estos solo respondian con el vocablo «iana» que significa blanco o pálido, por lo que se dice que de allí proviene el nombre de «Guayana».
La estructura de defensa se compone de dos grandes fortalezas, el castillo San Francisco de Asís o Fuerte Villapol; y el castillo de San Diego de Alcalá o Fuerte Campo Elías. El primero se construyó hacia 1676, durante el mandato del Gobernador Tiburcio de Aspa Zúñiga en el mismo lugar en el que se encontraba el convento de San Francisco de Asís. En su interior se observan grades salones, donde se exponen algunos objetos de la época a modo de museo. El segundo castillo, se comenzó a construir en 1734 bajo el mandato del gobernador Juan de Dios Valdez per se termino muchos años después. El mismo esta construido en lo alto de un cerro llamado «El Padrastro», a diferencia del anterior, este se encuentra un poco más retirado de la orilla del rio, y en su época era reforzar la defensa y servir de apoyo al Castillo de San Francisco de Asís en defensa de Guayana durante los ataques. Un dato curioso, que no sabria decirles si es cierto o no, es que durante la construcción de estos se intentó hacer una especie de túnel comunicara ambas fortalezas, pero dado que la construcción se encuentra ubicada en el Macizo Guayanés, la roca es bastante dura, así que esto fue una tarea imposible de realizar.
Sin embargo, la historia de los castillos no muere en la época colonial, más adelante durante la guerra de independencia de Venezuela también cumplieron un papel bastante importante, cuando los españoles llegaron allí al mando de Miguel de La Torre después de la Batalla de San Félix en 1817. Simón Bolívar estableció su cuartel general en la población de Guayana. Después de la guerra la situación de los castillos era de ruinas, más tarde el General Joaquín Crespo ordenó su restauración en 1893.
Creo que queda claro el importante papel que jugaron estas edificaciones a lo largo el tiempo, dentro de esas murallas se escribió una parte de nuestra historia y hoy se encuentran resistiendo el paso del tiempo, guardando consigo un valor histórico y patrimonial incalculable. En la actualidad están declarados como Monumento Histórico Nacional, sin duda alguna es un lugar increible, donde puedes ampliar tus conocimietos sobre la historia de los fuertes, su importancia geopolítica y los protagonistas que allí vivieron y murieron en memorables episodios de la conquista, colonización e independencia de Venezuela. Espero que disfrutaran el recorrido, y que les despertara la curiosidad para investigar más a profundidad acerca de este maravilloso lugar, nos vemos en la siguiente publicación.
Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *